12/1/21

Eguzki rechaza el complejo de olas artificiales en Antondegi

Recientemente el Alcalde Goia "ha rescatado" la idea de construir un complejo , que entre otras actividades, contempla la creación de una zona para la práctica del surf mediante la generación de olas artificiales en la zona de Antondegi gaina , entre el polígono 27, Martutene y Petritegi .

Decimos "rescatar" porque este "proyecto-sonda" lleva desde el 2017 saliendo a la opinión pública periódicamente.

El que ahora el Alcalde insista en este proyecto tampoco es casualidad, a los 15 días de retirar un proyecto similar en Donibane Lohitzune , entre otros motivos por la fuerte oposición ciudadana recibida, casi 70.000 personas han firmado contra dicho proyecto, una de las empresas retoma la idea de instalarse en Donostia, con el beneplácito del Alcalde.

Desde EGUZKI queremos manifestar nuestro rechazo a este descabellado proyecto por los siguientes motivos:

a) No tiene sentido crear un complejo de olas artificiales en una ciudad que cuenta con las suficientes olas naturales para la práctica del surf.

b) No es lógico construir un lago artificial a 2 Km. de la línea de costa para una práctica deportiva que se realiza en el medio natural.

c) No es sostenible ocupar 10 Ha. de terreno natural, rural y agrícola para construir una atracción turística de alto standing. ¿Quiénes van a surfear pagando 30 o 40 euros la hora, pudiendo hacerlo de manera gratuita y natural en el mar?

d) Donostia tiene que poner freno a la continua urbanización del medio natural. Transformar un espacio de valor paisajístico, ornitológico y de utilidad agrícola, como todavía es Antondegi gaina, va en contra de todos los principios de sostenibilidad y preservación del medio.

e) Los complejos de olas artificiales significan un derroche de agua dulce, un bien escaso a preservar, en el que se malgastarán millones de litros para un ocio no necesario, un volumen de agua superior al de 10 piscinas olímpicas, con su correspondiente huella ecológica.

Otro tanto ocurrirá con la energía eléctrica necesaria para crear las olas y alimentar los establecimientos anexos.

Algo que se evita surfeando en el mar.

f) Alkateak aditzera eman du obrak Udalak –donostiarron poltsikoetatik, alegia– ordaindu beharko lituzkeela. Gero, gunearen esplotazioa lehiaketa publiko bidez enpresaren bati esleituko litzaioke. Krisi ekonomiko, sanitario eta laboralean bete-betean gaudela kontuan izanik, horrelakorik planteatzea ere? Olatu artifizialak sortzea gizarte-erreskaterako politiken barruan sartuko al da?

Udalak ez al du oraindik ikasi golf-zelaiaren edota zezenak hiltzeko Illunbeko plazaren porrotetatik?

Donostiarron sosak porrot egiteko itxura guztiak dituen beste proiektu batean konprometitu behar al dira? 12 milioi euro aipatzen dira.

Surfzaletasun handia dago, bai, baina ez zaigu serioa iruditzen surfzaletasunaz baliatzea beharrezkoa ez den, jasangarria ez den eta aurrera egiteko aukerarik ez duen proiektu bat bultzatzeko.

Surfrider Europak aspaldi gaitzetsi zituen olatu artifizialen parkeak, jasangaitzak direlako, negozio partikular-kutsua dutelako eta surfaren gakoetako bat desnaturalizatzen dutelako, hau da, kirola giro natural batean errespetuz egitea.

Gauzak horrela, Eguzkitik alkateari eskatzen diogu Antondegiko proiektua berriro tiraderan gordetzeko eta, oraingo honetan, ahal dela, betiko.

Donostiak ez du olatu artifizialik behar, itsasoan nahiko olatu natural dago eta. 


2/1/21

2020ko ingurumen balantzea

Al hacer un balance del 2020, sea cual sea el prisma que se utilice, no hay más remedio que hablar del COVID-19.

El precio humano y económico ha sido - está siendo- brutal, pero paradojas, desde una perspectiva exclusivamente medioambiental, se puede hacer una valoración positiva de esta crisis.

El hecho de que la actividad productiva, extractiva y comercial se hayan reducido ostensiblemente y de que hayamos sufrido diversos episodios de confinamiento social, han redundado positivamente en el medio ambiente.

El tráfico aéreo ha vuelto a niveles de los años 80, con la consiguiente reducción de emisiones de los aviones. Otro tanto podemos decir del tráfico marítimo.

El transporte por carretera y el tráfico motorizado también han conocido una significativa reducción.

Todo ello ha redundado en una menor emisión de gases contaminantes y que junto a la ralentización de la industria ha supuesto una mejora de la calidad del aire que respiramos pero que, por la ironía del covid-19, no ha conllevado una mejora en nuestra calidad de vida.

El confinamiento ha dejado al descubierto también la presión que los seres humanos ejercemos sobre el resto de los animales. Han bastado 45 días para que numerosos ejemplares  hayan vuelto a campear por sus antiguos territorios. Otro tanto ha ocurrido en la mar, donde hemos tenido la oportunidad de ver animales no habituales en nuestros puertos y arenales.

Otro aspecto positivo de los confinamientos, en este caso perimetrales, ha sido el hecho de que numeroso ciudadanos han "descubierto" que cerca de sus casas , existe un  medio todavía natural que se puede disfrutar, y que además de placentero , es seguro. Pero esa presión humana sobre nuestros montes y parques ha tenido su cara negativa en la proliferación de residuos en parques y zonas de esparcimiento, fruto de los pic-nic y botellones. Lo que demuestra que todavía hay una parte de la sociedad que no sabe comportarse en el medio natural.

La 2ª característica del 2020 es común a todos los territorios y supera la influencia de la pandemia. Seguimos inmersos en un proceso de calentamiento global que a pesar de que todavía no se ha manifestado dramáticamente en nuestro territorio, nos está avisando año tras año del futuro que estamos "construyendo". 2020 ha sido también un año más cálido que la media y esto demuestra que las medidas que dicen tomarse a nivel mundial no están sirviendo para mitigar este problema.

Y a falta de calamidades, el desprendimiento en el vertedero de Zaldibar nos ha dejado desnudos ante el espejo. Creíamos que escondiendo nuestra basura - vergüenzas- en un remoto vertedero podíamos continuar con un sistema productivo que no se preocupa del tratamiento final de aquello que produce. Si a eso le unimos la falta de control institucional y la connivencia con los que solo buscan el negocio fácil y sin escrúpulos , la tragedia está servida. Zaldibar es el fracaso colectivo de una sociedad que no se preocupa de su huella.


Gertuago etorriz, 2020an, ibaietan isurketak jasaten jarraitu dugu: Ibaetan, Orian, Urolan, Urumean... Horietako batzuk Metroaren lan garesti eta alferrikakoetatik datoz, eta Urumea-Ibaetan arrastoa uzteaz gain, bi zulo kezkagarri utzi dituzte.



Baina, zentzu horretan, isurketarik arriskutsuena eta deigarriena Zubietako erraustegiarena izan da, Arkaitzerrekako erreka suntsitu baitu eta Fiskaltzaren esku baitago.


2020an, ezkutuko isurketak ugaritzen jarraitu dute Belartzan, Barkaiztegin, Oria Itxian, Ulian...
Eskultura bat jartzeko uhartean egin diren obra polemikoak ere egin dira, eta Udalak talde ekologistok proposatu dugun erabilera eta bisita plan bat onartzeko zain gaude, erakarpen turistiko hutsa izan ez dadin.


Donostiak, 2020an, Gipuzkoako udalerrien "azken putz" izaten jarraitzen du gaikako bilketaren ehunekoari dagokionez.


Baina dena ez da albiste txarra izan Donostialdean, 2020 honetan, azkenean, Uliako parke batez gozatu ahal izan dugu, tirorik eta eragozpenik gabe. Urteak eman ditugu herritarren kolektibook Uliaren erabilera "baketsua" lortzeko, eta aurrerantzean horretaz gozatzea dagokigu. Hori bai, arduraz eta zaborrik gabe.

Positivo también el 2020, que se hayan realizado las necesarias obras de saneamiento en Urgull, que desde Eguzki veníamos reclamando.

Aunque el merito se deba al covid-19 , este ha sido el tercer año en el que no se han realizado espectáculos con muerte de toros en Illunbe.

Para finalizar de cara al próximo 2021, esperamos que el nuevo Plan de Transición Ecológica , recoja medidas eficaces para reducir las emisiones del transporte, la reducción del plástico de un solo uso...Donostia tiene como objetivos pendientes , mejorar los índices de recogida selectiva , dulcificar el tráfico en la ciudad y que el Alcalde cumpla el reto que el mismo se propuso, que Donostia sea una ciudad "libre de bolsas de plástico".

Mientras tanto habrá que redoblar esfuerzos para ir recuperando las zonas verdes y arboladas que la ciudad ha ido perdiendo año tras año. 





17/12/20

Que el humo no te impida ver toda la verdad sobre la incineradora

 A la incineradora de Zubieta le llaman "Complejo Ambiental", ambiental no creemos que sea pero "complejo" sí que es complejo, por lo menos, saber lo que en ella ocurre.

El Diputado Asensio y el "complejo GHK" que dirige, se caracterizan por decir la verdad tarde y mal.

Erraustegian gertatzen dena sekretua da, inoiz ez da ezer gertatzen herritarrok salatu arte. Gardentasunak eta egiak ez dute tokirik errausgailuan.

Todo empezó con aquellos turbios SWAPP que nadie supo aclarar para que se firmaron en condiciones desventajosas para los guipuzcoanos.

Siguió con la colocación de "la primera piedra ", que resultó un fiasco pues a la noche se la llevaron los mismos que la habían colocado ante la prensa a la mañana.

Le siguió la licitación de las obras y explotación de la planta incineradora "a los chinos" de URBASER , con una hipoteca a 35 años que iremos pagando a escote.

Y a partir de ahí el oscurantismo total, la propaganda mediática frente a la transparencia.

Retrasos en las obras que se imputan al "mal tiempo".

Baimenik gabeko proba batean transformadorea sutan jartzen da leherketa baten ondoren, eta Asensio eta GHk isildu egiten dute. Gizarte-mugimenduak egin beharko du publiko.

 Poco después vierten 40.000 litros de amoníaco a la erreka quemándola literalmente. Informa Asensio de ello ? Ni por asomo, lo tenemos que denunciar los ciudadanos para que se sepa.

Incluso GHK se permite el lujo de mentir sobre el suceso y negar el vertido aunque ante la evidencia , no les queda otro remedio, acaban reconociéndolo. Pero la primera reacción, la mentira, por si cuela.

Posteriormente en setiembre vuelve a reventar el transformador. Informa Asensio de ello ? Qué va! Chitón.

Siguen quemando basura en Zubieta y Asensio declara que se han producido no sé cuantos kilowatios. REE no tiene constancia oficial de ello y no ha pagado un euro por esos pretendidos kilowatios. Nueva pillada en renuncio.

Hace poco Asensio declara que Gipuzkoa ya no vierte residuos en los vertederos. Otra vez mentira. GHK ha arrojado al vertedero de Jata (Bizkaia) cuando menos más de 6.000 Tn. hasta el verano del 2020.

Kontratuaren arabera, erraustegia duela urtebete baino gehiago egon behar zen martxan eta ez dago martxan.

 Ofizialki inaguratuta dago, baina teknikoki oraindik probetan jarraitzen du. "Txinatarrek" milioi askotako  zigorra jaso  beharko lukete adostutakoa ez betetzeagatik, GHk zer egiten du bitartean? Ixo.

¿Alguien se puede fiar de Asensio y GHK, tras estos episodios? ¿Alguien puede creer que nos van a contar la verdad si es que se producen episodios de contaminación atmosférica, vistos los antecedentes de mentiras y silencios?

Lo que está claro es que en los Altos de Zubieta hay un Complejo muy complejo. Y unos gestores que tras la propaganda mediática esconden la realidad y la verdad. 


10/12/20

Petición al Ayuntamiento de un Plan de protección para la isla

 


Santa Kara-txikiaLa plataforma BiziLagunEkin,  Eguzki,  Haritzalde y  Parkea Bizirik Kulunbera hemos realizado propuestas concretas al Ayuntamiento de San Sebastián para establecer medidas de protección en la isla de Santa Clara.

Ahora que se ha anunciado que falta poco tiempo para que finalicen las obras de la intervención artística de Cristina Iglesias, creemos que hay posibilidades para evitar la turistificación, la masificación y el deterioro del medio natural de la isla. Para ello sería necesario establecer el plan de uso de la isla incluyendo unas características concretas.

PLAN DE GESTIÓN SOSTENIBLE DE LA ISLA DE SANTA CLARA:

Las obras del faro de la isla de Santa Clara están a punto de finalizar y se espera que la obra de Cristina Iglesias quede abierta al público a partir de la primavera de 2021. Desde que se anunció el proyecto hemos sido muchas las asociaciones, agentes y particulares que hemos mostrado dudas sobre las consecuencias que dicho proyecto podría acarrear. Tal y como se ha señalado en más de una ocasión, esta iniciativa, tendrá repercusiones en el medio ambiente, en el patrimonio, en las finanzas públicas, en el proceso de turistificación de la ciudad y en la privatización del espacio urbano. Sin embargo, haciendo oídos sordos a las sugerencias de mejora realizadas por diversos colectivos, el Gobierno municipal de Donostia ha defendido con vehemencia la ejecución integral del proyecto. La hoja de ruta marcada al principio no ha variado ni un ápice tras el estallido de la crisis sanitaria y económica que actualmente vivimos como consecuencia de la pandemia provocada por la COVID-19. Es más, el Gobierno municipal de Donostia aprobó el 3 de noviembre de 2020 la segunda modificación del contrato de obras del faro de Santa Clara, acordando encarecer un 11% el coste de las mismas, precisamente en un contexto de crisis que no ha hecho más que acrecentar las necesidades sociales.


Preocupados por los efectos colaterales que la intervención artística que se está llevando a cabo en el faro de Santa Clara pueda generar en la isla y en la ciudad en general, las asociaciones y agentes firmantes del presente escrito queremos compartir la siguiente reflexión:

La isla de Santa Clara es un elemento vertebrador que articula la identidad colectiva de Donostia. No obstante, esta joya de extraordinario valor natural es tan rica como frágil. En consecuencia, el aumento de la presión antrópica que soporta la zona puede resultar totalmente perniciosa para su subsistencia. Nuestra preocupación se fundamenta en gran medida, en el potencial devastador que un previsible incremento de visitantes podría ocasionar en la isla.

Aunque entre los firmantes cada uno tiene su opinión y su posición sobre la remodelación del faro, no pretendemos poner en tela de juicio el valor artístico de este proyecto. Sin embargo, consideramos que, si el proyecto no se lleva a cabo junto con medidas para proteger y garantizar los valores del espacio y su entorno, causará daños irreparables. De hecho, tenemos presente lo que está sucediendo en Gaztelugatxe, que desde su aparición en la serie “juego de Tronos” se ha convertido en mero escaparate turístico. Este ejemplo cercano nos muestra que la proliferación desmesurada de visitantes puede provocar una progresiva pérdida de valores naturales, así como de rasgos paisajísticos característicos.

En Donostia, todavía estamos a tiempo de tomar las medidas necesarias para evitar impactos sociales y medioambientales irreparables. Para ello es imprescindible prever, analizar y gestionar los posibles efectos del proyecto. Somos conscientes de que los impulsores de la iniciativa comparten también muchas de estas preocupaciones, habiendo puesto en marcha un equipo técnico de trabajo para la definición de las bases para la gestión de la isla.


Ante este escenario, consideramos fundamental para la protección eficaz del espacio la elaboración de un plan de uso y gestión de la isla que regule las actividades que se puedan desarrollar, así como sus características. Del mismo modo, se solicita que el plan respete las siguientes condiciones mínimas:

1. El desarrollo del punto aprobado por el Pleno de Donostia el 23 de julio de 2020 en la moción sobre el aforo de la isla de Santa Clara. Es decir, que, elaborando un plan específico de aforo, se fijen los transportes de acceso a Santa Clara y el número máximo de personas que pueden entrar en la isla según los criterios más limitativos. En concreto, este es el punto aprobado por el pleno:

Donostiako Udalbatzak hertsatuki eskatzen dio Udal Gobernuari osatu eta jarri dezala herritarren eskura Santa Klara uharteko edukierari buruzko berariazko plan bat. Plan honek, halaber, COVID-19 birusaren testuinguruaz haragoko beharrei erantzun beharko die eta besteak beste bisitari kopuruak ingurumenean izan ditzakeen eraginak aintzat hartu beharko ditu.

2. Que la temporada de apertura al público y periodo de visitas a la isla, siga siendo de 4 meses al año, tal y como se estipula actualmente, de acuerdo al bando municipal de 2003 correspondiente a la isla.

3. Que, asumiendo el nuevo rol del faro como principal elemento de atracción de la isla, este sólo se abra 4 días a la semana para los visitantes, y siempre con respecto a la temporada de apertura de la propia isla. Con ello se garantizaría el mantenimiento de la función de espacio de ocio y esparcimiento que actualmente cumple la isla, aunque sea durante 3 días a la semana.


4. Que las actividades permitidas sean de carácter público y orientadas al beneficio de las y los Donostiarras (promoviendo especialmente aquellas que tengan un interés pedagógico relacionado con la educación ambiental), rechazando a su vez, aquellas destinadas a incidir en el marketing urbano y el crecimiento turístico.

5. Encomendar la gestión del faro y el control de los accesos a un organismo público (Fundación Cristina Enea), obviando todo interés subordinado a las lógicas monetaristas.

6. La renuncia a la construcción de nuevas infraestructuras adicionales en la isla de Santa Clara.

Por tanto, la intervención en el faro de Santa Clara puede ser una oportunidad única para plantear un proyecto abierto y participativo, surgido del consenso entre el ayuntamiento, técnicos y expertos, y los agentes sociales, que sirva, además, como muestra del compromiso de Donostia con la sostenibilidad. La isla de Santa Clara no puede entenderse como un recurso turístico estratégico, sino como un biotopo protegido que hay que preservar para las generaciones futuras. Por ello, las asociaciones y agentes firmantes de este escrito, instamos directamente tanto al Gobierno municipal como al equipo técnico que trabaja en el proyecto artístico del faro de Santa Clara a que activen todos los recursos disponibles para garantizar la protección de la isla, haciendo suyas las propuestas aquí expuestas.

20/11/20

Irutxuloko Metroari STOP !

Un nuevo socavón han generado las obras del Metro y las "autoridades" siguen quitando importancia al incidente. Tapia "en toda obra surgen imprevistos"; Arriola "seguiremos lento pero con paso firme"; Goia poniéndose de perfil .....

Argumentan que este nuevo socavón es continuación del de junio, joder! 4 meses y medio y no han sido capaces de eliminar las consecuencias del primer socavón ?

La verdad es que a pesar del secretismo con que llevan las obras, los incidentes se repiten uno tras otro. Vertidos directos de la obra a la regata de Ibaeta; inundaciones descomunales en el túnel; agrietamientos en varias casas; por no hablar del socavón que dejo los pìlares de la casa 8 de Zubieta al aire; y ahora este nuevo socavón en la calzada.

Qué más habrá y estará ocurriendo mientras lo esconden? La solución? Técnicas de "última generación", es decir, tapar los socavones con más hormigón.

Lo que nadie comenta es que estos dos socavones se han producido a más de 60 metros de la excavación del túnel, que en este tramo pasa por debajo de la playa. ¿Cómo se puede producir un socavón de este tamaño a tanta distancia del túnel ?

La construcción de este metro no la ha demandado la ciudadanía, es resultado del capricho de un par de "políticos" y solo servirá para satisfacer el balance de beneficios de las empresas en las que han colocado a sus conmilitones.

STOP al Metro, porque no es necesario, es carísimo - ahora todavía más- , pone en peligro algunas viviendas y porque ese dinero se debe gastar en necesidades sociales.


Posdata: el consejero Arriola o es un inútil o está gafado, allá donde va se le cae algo, que lo deje por favor! Hoy viernes nos comentan que debido al hormigón que han vertido en el socavón se han bloqueado las arquetas del hotel Londres, vamos, otra chapuza más. 

14/11/20

El mural antinuclear de Zumeta, Ameztoy y "Arrastalu", en el Bellas Artes.

 El mural, en el Bellas Artes de Bilbao. Foto: Marisol Ramirez/Foku, Naiz.

El mural, en el Bellas Artes de Bilbao. Foto: Marisol Ramirez/Foku, Naiz.

Cómo nos hemos alegrado de que el mural que José Luis Zumeta, Vicente Ameztoy y Carlos Zabala “Arrastalu” pintaron en 1980 en los Herrikoi Topaketak contra Lemoiz se exhiba en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. En Eguzki lo interpretamos como un reconocimiento no solo a los artistas sino a aquel movimiento antinuclear al que dieron voz.

“Cuando te hacen un reconocimiento de este tipo, señal de que te han desactivado”. Quizá, pero en este caso consideramos que sobre todo es señal de que cuarenta años no pasan en balde. Para nadie. Ahí estaban, sin ir más lejos, en la presentación del mural en el Bellas Artes, representantes institucionales al más alto nivel de aquel partido que decía que sin la central de Lemoiz íbamos a comer berzas. Vale, que ellos tienen, digamos, una “memoria muy flexible”, pero no podemos dejar de reírnos viéndoles ante un mural cuyo mensaje, incluso cuarenta años después, es inequívoco. Desde ese punto de vista, también es normal que algunos se hayan picado como se han picado.

Zumeta, subido al andamio, pintando el mural, en 1980.

Zumeta, subido al andamio, pintando el mural, en 1980.

En fin, que estamos contentos. Ahora bien, una cosa es que el Movimiento Antinuclear haya entrado al museo y otra es que sea ya cosa de museo, de modo que haríamos mal en no aprovechar la ocasión para recordar que aquí el que no ha parado de reírse ha sido Iberduero/Iberdrola, que no solo se cobró a través de un recargo en los recibos de la luz 2.273 millones de euros por el cierre de Lemoiz, sino que, concluida la concesión que tenía sobre los terrenos, los ha devuelto con las instalaciones tal cual, instalaciones incluidas, sin haber abonado un céntimo por las labores de restauración que le hubieran podido corresponder.


En este sentido, el entorno de la central de Lemoiz siguen siendo una herida sin cerrar. Nosotros reivindicamos para él un destino coherente con su historia. ¿Qué quiere decir eso? Pues quiere decir que lo que corresponde es restaurar ambientalmente la cala de Basordas y dedicarla a un uso público, quizá mediante la habilitación de un parque como lugar de memoria. Y con estos objetivos debería ser compatible y a ellos debería estar supeditado cualquier otro proyecto que pretenda desarrollase en ese espacio, incluida la gran piscifactoría que el Gobierno Vasco ha vuelto a publicitar. En todo caso, y esto es tan importante o más que lo anterior, la decisión sobre lo que finalmente se haga no debería ser unilateral, sino basarse en el mayor consenso político y social posible, pues la memoria, si para algo ha de servir, ha de ser para casos como este. A este pack (restauración/uso público/decisiones compartidas) es a lo que nos referimos cuando reclamamos para Lemoiz un uso coherente con su historia.

25/8/20

Ulia definitivamente, un espacio libre de tiros y seguro para tod@s

El Boletín Oficial de Gipuzkoa ha publicado la Orden Foral por la que se declara zona de seguridad para la caza el monte Ulia. 
Las organizaciones que como Eguzki llevamos años abogando por un parque libre de disparos y seguro para tod@s  acogemos con satisfacción esta medida.
Anteriormente (2014) ya se prohibió la caza en Ulia, pero acogiéndose a un apartado de la Ley de Caza mal redactado, una sentencia anuló la Orden.
Posteriormente el Parlamento Vasco modificó por unanimidad ese apartado, y ahora la Diputación ha recuperado la capacidad para prohibir la caza en Ulia, y así poder disfrutar de un espacio público en paz y con seguridad.
El trabajo de tod@s ha sido determinante. Zorionak !

16/8/20

Eguzki advierte sobre la riqueza que cobijan los estanques donostiarras



Donostia cuenta con numerosos estanques que forman parte de sus parques y jardines. Obviamente nos estamos refiriendo a los estanques artificiales construidos como complemento a los parques urbanos.
Cualquiera podrá pensar que cumplen un papel meramente "decorativo" y que no albergan mayor valor que el paisajístico.
Felizmente esto no es solo así. Algunos de esos estanques albergan una rica biodiversidad que merecen que se les preste atención y cuidado.
Nos referimos a unos cuantos estanques como el de Gladys Enea- Cristina enea; Palacio de Aiete; Zubimusu; Ramón Labayen; Ondarreta; Plaza Zaragoza .. En alguno de esos estanques viven y se reproducen centenares de ranas, sapos y otros anfibios, representando unos "santuarios" para este tipo de animales en plena urbe. Por eso merecen cuidado y respeto.
                                   Rana verde
Y cuando hablamos de cuidado, hablamos de cuidado en su limpieza y mantenimiento.
Hemos podido comprobar que cuando se ejecutan las labores de limpieza de dichos estanques, se abren los aliviaderos de los mismos sin tener en cuenta que con esa maniobra muchos de los anfibios son arrastrados por la corriente hacia el sumidero, perdiéndose de esta manera unos valiosos ejemplares que cumplen su función en mitad de la ciudad.
Por ello queremos llamar la atención del Departamento de Jardines para que a la hora de ejecutar la limpieza de los estanques, se tenga en cuenta esta realidad y se tomen las medidas pertinentes para evitar la desaparición de estos ejemplares. Tanto evitando su arrastre hacia los sumideros como respetando las épocas de freza y reproducción.
                                 Sapo común ibérico
Ultimamente hemos comprobado como diferentes azulones - ánade real- han criado en diferentes estanques e incluso una garza real ha visitado el estanque de la Plaza Gipuzkoa, señal de que los estanques urbanos pueden cumplir una labor en el mantenimiento de la biodiversidad de las aves, que decir para los anfibios.
Pequeños detalles que no sirven , por desgracia, para mitigar la feroz desaparición del medio natural que sufre el planeta. Pero detalles como dejar de utilizar el babosil en los jardines de Donostia , o eliminar el glifosato y otros herbicidas en el mantenimiento de los alcorques , son pequeños detalles que ayudan a mantener con vida a aquellos animales que conviven con nosotros en la urbe.
         Tortuga de Florida abandonada en un estanque
Es importante también, recordar a la ciudadanía la inconveniencia de depositar mascotas exóticas en dichos estanques que pueden poner en peligro al resto de animales.
Ahora toca proteger los estanques.

6/8/20

Comida basura o basura en la comida?

Esta foto está sacada hoy jueves a la mañana, en el edificio de la Bretxa donostiarra. El local pertenece a una conocidísima cadena de comida "rápida", otros lo llaman comida basura. 
Al margen de esa interpretación , lo que nos llama poderosamente la atención es el mogollón de basura que generan y que no separan selectívamente.
 La Alcaldía donostiarra ha decidido no cobrar a los establecimientos hosteleros la tasa de basura para "ayudarles" en esta época de crisis.
A la vista de esta imagen, alguien puede defender que no se les cobre la recogida y tratamiento de esta cantidad ingente de residuos? Por la cantidad de residuos que generan no parece que les vaya muy mal.

6/1/20

Cientos de bellotas sembradas en Lourdes Txikizioa


El Ayuntamiento de San Sebastián no ha cumplido su palabra y
no ha revegetado la ladera.


            Han pasado casi 3 años desde que el Ayuntamiento impulsó y permitió la tala masiva de la ladera de Lourdes Txiki. Dado el enorme impacto y las consecuencias, el Ayuntamiento prometió recuperar la ladera y revegetarla. Sin embargo, a día de hoy, todo sigue igual. Por ello, un grupo de voluntarios de las asociaciones Eguzki y Haritzalde han sembrado en el lugar cientos de semillas de árboles autóctonos. Se ha procedido a diseminar semillas recogidas en el entorno de roble pedunculado, fresno y falso plátano en una acción simbólica para recordar esta situación de dejadez.

            En todos estos meses el Ayuntamiento no ha cumplido su palabra y la zona se ha llenado de especies exóticas invasoras como la hierba de la Pampa (Cortaderia selloana),  la budleja (Buddleja davidii) o la falsa acacia (Robinia pseudoacacia). No sabemos nada de las supuestas sanciones que se iban a imponer a los propietarios de la parcela y no se nos ha garantizado la protección futura de la ladera en el planeamiento municipal.
           
            Recordemos: en la semana santa (abril) de 2017 en nombre de la seguridad se deforestó una superficie de 2,5 hectáreas (casi 3 campos de fútbol) y se abrió 1 Km de pistas. El impacto paisajístico también fue brutal y era visible desde la misma Concha. Se destruyó un hermoso bosque mixto que el propio Planeamiento municipal protegía y fueron talados robles centenarios de los que apenas nos quedan. El Ayuntamiento había fijado un franja de seguridad de 50 m. en la ladera sobre la Ikastola Ekintza para garantizar la seguridad de los niños, pero no puso medio alguno para el control de los trabajos y cuando se pararon la faja talada alcanzaba los 100 m desde la Ikastola. Se utilizó la excusa de la seguridad infantil para ordenar los trabajos y supuestamente se debían realizar en vacaciones, pero continuaron en el periodo escolar, cayendo piedras, troncos y ramas. La maquinaria pesada anduvo por la ladera arriba y abajo por encima de  la ikastola y la eliminación de toda la vegetación y las pistas aumentaron el riesgo de desprendimientos, por lo que a posteriori se exigió un plan de estabilización de la ladera.

 La realidad es que los trabajos los tuvieron que parar los guardas forestales de la Diputación Foral de Gipuzkoa. El Ayuntamiento no lo hizo a pesar de las denuncias. El 22 de mayo, el día de la Biodiversidad, volvieron a comenzar con las talas y de nuevo fueron los guardas forestales forales los que paralizaron los trabajos ante la inoperancia municipal.

   La tala fue ilegal por no contar con la autorización de la Diputación Foral de Gipuzkoa.
   Los trabajos se realizaron en contra de las directrices de los técnicos del Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento y sin contar con ellos.
   Lo que en teoría era para garantizar la seguridad de los niños de la Ikastola los puso en grave riesgo real al realizarse los trabajos con ellos en clase y al quedar la ladera más inestable.
   La franja de seguridad más que discutible y fijada arbitrariamente en los 50 m. se extendió hasta los 100 m. sin que hubiera control municipal alguno.
   Se dañó gravemente y de manera irreversible un bosque protegido, talando robles centenarios y destruyendo vegetación catalogada y protegida.
   Los trabajos se realizaron en pleno periodo reproductor de la fauna, aumentando su impacto en la biodiversidad.
   Habiendo riesgo real para las personas, el Ayuntamiento no paralizó los trabajos ni siquiera una vez recibidas denuncias.
   Pasados los días la Diputación abrió expediente sancionador a los propietarios y el Ayuntamiento prometió sanciones. A fecha de hoy no tenemos noticia de las mismas.
   El Ayuntamiento prometió recuperar la ladera y revegetarla. Casi 3 años después no se ha hecho nada.
   Dada la gravedad de los hechos, Haritzalde pidió la dimisión del entonces Concejal de Urbanismo, D. Enrique Ramos, como último responsable de lo ocurrido. Lo han nombrado Concejal de Medio Ambiente!!


            Por todo ello, cuando pronto se van a cumplir 3 años del desaguisado de Lourdes Txiki, las asociaciones Eguzki y Haritzalde hemos querido denunciar la dejadez municipal en este caso por medio de esta acción simbólica de siembra de semillas de árboles autóctonos. La ladera se ha llenado de especies vegetales exóticas invasoras. Se ha de acometer la recuperación de la ladera y se han de plantar árboles autóctonos cuanto antes. Nos sobran declaraciones rimbombantes sobre el Cambio Climático si no somos capaces de mantener nuestro patrimonio natural, si no somos capaces de proteger realmente lo que en el planeamiento hemos blindado, si no somos capaces de conservar las pocas zonas verdes que nos quedan. Por encima de Estrategias, Lourdes Txiki necesita árboles, los ciudadanos los necesitamos.