15/4/18

Al hilo de las manifas de cazadores, unas cuantas impresiones:

Los cazadores guipuzcoanos se han manifestado este fin de semana en diferentes ciudades de España, y como no, los cazadores guipuzcoanos han participado también en dicha ofensiva.
El lema "la caza un modo de vida" es engañoso, porque en realidad la caza es una forma de muerte y nada más. 
Los que matan animales apelan al victimismo para realizar sus manifestaciones y esto es sumamente cínico. Si alguien corre peligro no son los cazadores armados precisamente, sino los que andamos desarmados por el monte y los guardas forestales que velan por el cumplimiento de la legislación cinegética que soportan verdaderamente la violencia de individuos armados, autodenominados cazadores, que amenazan (Bertiz) e incluso asesinan guardas (Lleida). 
Los cazadores guipuzcoanos reivindican "poder cazar en Ulia" y el silvestrismo.
Pues si estos son los 2 grandes problemas de los cazadores, se puede decir que no están nada mal. 
Reivindicar volver a cazar en Ulia, en un espacio que no representa ni el 0'1% del territorio guipuzcoano, significa que no tienen problemas para hacerlo en el otro 99'9 %.
Y reivindicar el silvestrismo es otra cabezonada de los cazadores, que deberían saber que por Ley, Europa no permite esa práctica, como les pasa con la contrapasa. 
La codicia de los cazadores no tiene límite, no se contentan con incumplir la ley continuamente sino que también pretenden cambiarla para satisfacer su gusto por matar. 
A los cazadores guipuzcoanos no les entra en la cabeza que siendo Gipuzkoa el territorio más pequeño en superficie, soporta la mayor cantidad de personas con escopeta, 12.700, con lo que la densidad de cazadores por Km2 es insoportable, ni lo soporta el medio ni los animales ni las personas que no somos cazadoras.  En un territorio que soporta una constante humanización, los cazadores no pueden cazar como hace 50 años. 
No pedimos la supresión total de la caza, aunque otros colectivos si lo hagan y eticamente sea comprensible., pero sí que pedimos control y respeto a la legislación cinegética que continuamente se saltan los cazadores que hoy se han manifestado. 
Muchos de los que hoy han participado en la manifestación de Donostia no respetan ni las horas ni los días en los que no se puede cazar. Muchos lo habrán hecho de noche o con nieve. Bastantes de ellos comercializan especies en restaurantes o vía Internet. De los que hoy han estado en la calle docenas de ellos utilizan munición o armas prohibidas. Incluso un puñado de ellos habrá matado especies protegidas. ¿Y todavía tienen la cara de pedir respeto? ¿Qué respetan ellos? Si no respetan el derecho más básico de los animales, la vida. 
Para justificar su actividad, matar animales, los cazadores nos hablan una y otra vez como único argumento de los jabalíes. Superpoblación dicen. No poseen vergüenza. Si en Gipuzkoa hay superpoblación de jabalíes y corzos es precisamente por su culpa. Ellos, los cazadores, criaron jabalíes y corzos en granjas en los años 80, para posteriormente soltarlos y generar la actual situación. Los mismo cazadores que traen jabalíes de Hungria y los sueltan porque son más grandes que los autóctonos. Los mismos que infectaron nuestros ríos con el cangrejo rojo americano y la trucha arco iris. 
De que se quejan los cazadores? Si tienen a toda la derecha , sea vasca o española, a su servicio.
Basta con repasar la lista de "ilustres" cazadores, Franco, el Borbón.. para echarse a temblar. 

No hay comentarios: