17/2/18

Goia bete zure hitza, Illunben herri-galdeketa orain


2016an, Donostia antitaurina orain! plataformak 10.000 sinadura bildu zituen, banan-banan egiaztatuak, Udalari Illunberi buruzko herri-galdeketa bat eskatzeko, alegia, Udalak Illunbeko instalazioak zezenketak egiteko uzten jarraitu behar ote zuen donostiarrek erabakitzeko.
Eneko Goia alkateak, itxuraz behintzat, proposamena onartu zuen, eta galdeketa 2017ko otsailaren 19an egingo zela ere iragarri zuen. Baina urtebete geroago Goiak emandako hitza bete gabe jarraitzen du. Beharbada galdeketa egiteko konpromisoa hartu zuenean ez zelako jabetu donostiarrek zezenketen kontrako jarrera irmoa dutela. Horra hor Udalaren beraren enkarguz joan den irailean egindako inkesta; horren arabera, donostiarren % 71 Udalak Illunbe zezenketak egiteko uztearen kontra dago.
Es verdad que el Estado del PP, en cuanto vio que la consulta tenía visos de llegar a buen puerto, puso en marcha toda su maquinaria para impedirla. Primero, recurrió el Reglamento Municipal de Consultas, que había sido aprobado en el Ayuntamiento por unanimidad, con los votos del propio PP incluidos, y, después, la propia consulta fue prohibida nada menos que por el Consejo de Ministros.
Pero tan cierto como eso es que, ante el golpe de estado a la autonomía municipal y el derecho a decidir de los donostiarras sobre algo tan elemental como a qué destinar las instalaciones municipales, Goia declaró que “estudiaría otras vías para que los ciudadanos puedan manifestar su opinión” (febrero de 2017). Y esas vías existen y, de hecho, el Ayuntamiento las utiliza cuando le parece oportuno, por ejemplo, para conceder el Tambor de Oro.
Gainera, EAEko Auzitegi Nagusiak orain dela gutxi ezagutarazitako epai baten erabera, Donostiako Udalak bere instalazioak egoki irizten duen moduan erabil ditzake, hau da, ez dago behartuta Illunbe alokatzera bertan zezenak hil ditzaten.  
Por tanto, a Goia ya no le queda burladero jurídico tras el que parapetarse y es lógico que crezca la sospecha de que no convoca la consulta a la que se comprometió porque teme al previsible resultado. Lo que ya no es una sospecha, sino algo seguro es que, mientras, deja pasar el tiempo sin hacer nada o, mejor dicho, posibilitando que las matanzas de toros se sigan celebrando en Illunbe.
Por respeto a las 10.000 personas que, cumpliendo escrupulosamente los requisitos establecidos por el propio Ayuntamiento, se ganaron el derecho a ser consultadas y por respeto a la palabra dada, Goia debe arbitrar alguna fórmula para testar la opinión de los y las donostiarras y, además, debe hacerlo cuanto antes.
Seguir parapetándose en supuestos burladeros jurídicos para impedir que se tome una decisión democrática sobre este asunto preguntando a la ciudadanía es ponerse del lado de quienes disfrutan de un espectáculo basado en el maltrato animal, lo jalean e incluso lo premian con el respaldo municipal.

No hay comentarios: